1. text

    Tardes en porcelana

    Tu y yo somos como dos tazas de café en una tarde infinita. Platicamos de nuestros problemas, de todos, desde los más pequeños como si estamos mejor con azúcar o crema, hasta aquellos que interfieren con nuestra existencia y con los nervios de saber si esa persona que tuvo una probadita de nuestras vidas sonrió o hizo un gesto de desagrado o inconformidad. Platicamos por horas de nuestros tragos más amargos y de nuestros recuerdos más dulces, conscientes de que nuestra estancia en esta mesita será larga, pero mientras estemos juntas seguiremos sintiendo el calor del hogar. 

    En tiempos de frío compartimos nuestra calidez con aquellos que disfrutan del buen café, ya sea mientras hermosos copos de nieve decoran la ciudad o mientras una fuerte tormenta golpea a nuestros invitados, tocamos labios a cambio de sonrisas. Pero en los tiempos de calor no siempre hay reciprocidad, y las tacitas de café terminan siendo reemplazadas por un extravagante espresso frappé, que con falsas promesas se roba lo que construímos.

    Pero tu y yo seguimos aquí con la esperanza de volver a ver a nuestros acompañantes más queridos, y con la certeza de que si no vuelven, es simplemente porque la rutina fue más grande que el gusto. 

    Orgullosas de lo que somos, mostramos nuestro mundo de porcelana a quien sea digno de éste, revelando que lo cotidiano también puede llegar a ser extraordinario. Obsequiamos un pequeño cubo de azúcar a quien nos toma con cariño para contarnos sus sueños, confiarnos sus secretos y llorarnos sus penas. Endulzamos vidas con canela, a veces demasiado para aquellos que han perdido la esperanza, y sutilmente para aquellos que sólo necesitan un poco de valor.

    Tú y yo en este singular café de París, dos pequeñas tazas que mirando por la ventana caminan por el mundo. Difícil es continuar y más difícil es tratar de explicar por qué algunos se quedan y otros se van, pero mientras nos acompañemos, mientras conservemos nuestro aroma y nuestro auténtico sabor, tendremos la certeza de que será una estancia placentera.

About

Mis pensamientos se desenredan solos, yo sólo escribo

Search